top of page
Buscar
  • Foto del escritorNora Isabel Ramírez

Cautivos de la Mente: Navegando por el Laberinto del TOC

Actualizado: 16 may


El Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) es un trastorno mental que va más allá de las manías cotidianas o hábitos repetitivos. Afecta a millones de personas en todo el mundo, interfiriendo significativamente en sus vidas y bienestar. En este blog, exploraremos en profundidad qué es el TOC, sus síntomas, posibles causas y opciones de tratamiento.


¿Qué es el Trastorno Obsesivo-Compulsivo?


El TOC es un trastorno de ansiedad caracterizado por la presencia de obsesiones y compulsiones. Las obsesiones son pensamientos, imágenes o impulsos intrusivos y no deseados que causan ansiedad intensa. Las compulsiones, por otro lado, son comportamientos repetitivos que una persona siente la necesidad de llevar a cabo en respuesta a las obsesiones, con el objetivo de reducir la ansiedad o prevenir una situación temida.


Síntomas Comunes

  1. Obsesiones: Estas son algunas de las obsesiones más comunes:

    • Miedo a la contaminación o suciedad.

    • Preocupación excesiva por el orden y la simetría.

    • Pensamientos agresivos o violentos.

    • Temores irracionales de causar daño a otros.

    • Preocupación por la seguridad o la salud propia y de los seres queridos.

  2. Compulsiones: Las compulsiones se realizan en un intento de aliviar la ansiedad provocada por las obsesiones:

    • Limpieza o lavado repetitivo de manos.

    • Verificación constante de cerraduras, aparatos o interruptores.

    • Realización de rituales de conteo o repetición.

    • Acumulación de objetos sin valor aparente.

    • Ordenar y alinear objetos de manera precisa.


Impacto en la Vida Diaria


El TOC puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de quienes lo padecen. Las obsesiones y compulsiones pueden consumir tiempo y energía, interfiriendo en las relaciones, el trabajo y las actividades cotidianas. Las personas con TOC a menudo experimentan altos niveles de ansiedad, lo que puede llevar a la depresión y la evitación de situaciones que desencadenan sus obsesiones.

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) no es una condición de talla única; se manifiesta de diferentes maneras en diferentes personas. A continuación, vamos a sumergirnos en algunos de los tipos más comunes de TOC y sus características distintivas.


1. TOC de Contaminación y Limpieza

Las personas con este tipo de TOC tienen obsesiones relacionadas con la contaminación, la suciedad o los gérmenes. Sienten una ansiedad intensa en situaciones percibidas como insalubres y, como resultado, realizan compulsiones de limpieza, como lavado excesivo de manos, limpieza extrema de objetos y evitación de lugares públicos.


2. TOC de Verificación

Este tipo de TOC se caracteriza por obsesiones de duda persistente. Las personas pueden tener miedo de haber olvidado algo importante o de que algo malo ocurra debido a su descuido. Las compulsiones incluyen la verificación repetida de puertas, cerraduras, electrodomésticos y otras tareas rutinarias para asegurarse de que todo esté en orden.


3. TOC de Orden y Simetría

Las personas con este tipo de TOC sienten la necesidad de mantener un alto grado de orden y simetría en su entorno. Pueden pasar mucho tiempo organizando y reorganizando objetos para lograr la perfección visual. Las compulsiones también pueden incluir contar objetos o realizar rituales repetitivos hasta que sientan que todo está en equilibrio.


4. TOC Intrusivo de Pensamientos Violentos u Obscenos

Las personas con este tipo de TOC experimentan pensamientos violentos, agresivos o sexuales no deseados. Estos pensamientos generan una gran angustia, ya que entran en conflicto con los valores y creencias personales. A menudo, las personas intentan neutralizar estos pensamientos mediante compulsiones mentales o rituales físicos para evitar que sus temores se hagan realidad.


5. TOC de Acumulación

Este tipo de TOC se caracteriza por la dificultad para desprenderse de objetos, incluso aquellos sin valor aparente. Las personas acumulan cosas, creando desorden en sus espacios y a menudo experimentan angustia al pensar en deshacerse de sus pertenencias. Esto puede afectar negativamente su calidad de vida y su capacidad para usar sus espacios de manera funcional.


6. TOC Religioso o Moral

Las personas con este tipo de TOC tienen obsesiones relacionadas con la religión o la moral. Pueden sentir temores intensos de cometer actos que consideran pecaminosos o moralmente incorrectos. Esto puede llevar a rituales religiosos o compulsiones mentales destinadas a reducir la culpa o el miedo.


7. TOC de Síntomas Somáticos

Las personas con este tipo de TOC están obsesionadas con la idea de tener una enfermedad grave. A menudo, interpretan signos normales del cuerpo como evidencia de una enfermedad grave y buscan constantemente atención médica o realizan pruebas médicas innecesarias.


Es importante recordar que estas categorías no son exhaustivas y que las personas pueden experimentar una combinación de diferentes tipos de obsesiones y compulsiones. Cada individuo es único, y el tratamiento del TOC debe adaptarse a sus necesidades específicas. Si tú o alguien que conoces está lidiando con el TOC, buscar la ayuda de profesionales de la salud mental es fundamental para el manejo efectivo de esta condición.


¿Cómo puede iniciar un TOC?


  • Uno de los primeros inicios, son dudas que la persona se responde al poner en práctica acciones o pensamientos tranquilizadores, que al inicio funcionan porque siente que protegen y tranquilizan, por este motivo se repiten hasta que se vuelven e instalan como una compulsión irrefrenable. Una especie de prisión esclavizante. Generalmente comienza cuando surge una duda, que puede tener una base lógica y racional como, por ejemplo: ¿me habré contaminado o infectado con alguna enfermedad al dar la mano? Es una duda que se vuelve obsesiva. De la duda emerge un temor y luego una acción para protegerse del miedo. Por ejemplo, ante la duda de haberse infectado, puede llevar a la acción de un lavado desinfectante de manos que calme la situación. Esta acción, en el ejemplo, el lavado de manos, se convierte en una compulsión irrefrenable, la acción se retroalimenta a sí misma, ya que cuanto más se lava las manos, más lavados siente que necesita, hasta quedar atrapado en una especie de esclavitud respecto a la realización de los rituales.


  • También puede suceder, que tras procesos de racionamiento, lógicos y exhaustivamente analíticos se terminen convirtiendo en irrazonables. El análisis lógico al extremo puede llevar a una gran inseguridad y para intentar tener el control pone en práctica rituales que en inicio le tranquilizan y aseguran, pero que al volverse una dinámica rígida termina por atrapar. Por ejemplo, es funcional y sano antes de tomar una decisión analizar las diferentes variables, pero cuando el análisis se convierte en extremo por miedo a equivocarse, la persona se ve incapacitada de tomar una decisión en un tiempo prudente por el exceso de análisis, una especie de parálisis de toma de decisiones por el análisis compulsivo de las variables, hasta bloquearse.


  • La rigidez ideológica en una moralidad o creencias puede llevar a la persona que siente que ha incumplido o transgredido esta rigidez a reparar el daño o prevenir lo que atente contra su rigidez ideológica.


  • La prevención sana que se transforma en miedo y esto a su vez en una fobia. Una vez creada la fobia la persona evitará exponerse y hacer ciertas acciones o pensamiento para protegerse de ésta. Pueden ser rituales para prevenir que algo no suceda, propiciar que todo salga bien o reparar en caso de perciba que sucedió lo que más temía. Por ejemplo, una madre que teme que el hijo enferme, evita que el hijo se exponga a situaciones comunes y puede la madre hacer rituales para proteger al hijo preventivamente y que no contraiga una enfermedad.


  • También al haber vivido una experiencia traumática, una persona puede intentar defenderse del trauma con rituales sedativos o de inmunización. Pueden ser pensamientos o acciones.


  • Algunos TOC son basados en la sensación de placer, que al repetirse la acción se termina volviendo placentera. Como, por ejemplo, las personas que arrancan sus cabellos voluntariamente porque sienten una sensación agradable al hacerlo.



Las personas con TOC quieren evitar lo que les asusta, por lo general, esta estrategia funciona parcialmente porque alivia momentáneamente el miedo. Pero al mismo tiempo confirma la peligrosidad de la situación evitada. En su repetición, este guion, incrementa el trastorno hasta convertirlo en una fobia.



Tratamiento y Manejo


Afortunadamente, el TOC es tratable.

La Terapia Breve Estratégica es un modelo de la psicología moderna, que ha conseguido construir una estrategia compuesta de maniobras terapéuticas capaces de resolver el mismo tipo de problema sobre un elevado número de personas. Este protocolo terapéutico, subdividido en las diferentes variantes adaptadas a las diferentes tipologías de TOC, ha sido aplicado a decenas de millares de casos. Actualmente, la Terapia Breve Estratégica tiene el título de “best practice” en el tratamiento del TOC. Su porcentaje de éxito se sitúa ya en el 89% de los casos.

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo es mucho más que simples manías o hábitos. Afecta profundamente la vida de quienes lo padecen, pero con el tratamiento adecuado, es posible recuperar el control y mejorar la calidad de vida. Si tú o alguien que conoces está lidiando con el TOC, recuerda que la búsqueda de ayuda es un paso valiente y crucial hacia el bienestar mental.

En mi práctica profesional, utilizo como principal enfoque de psicología, la Terapia Breve Estratégica, mediante la cual, mis pacientes logran de una manera eficaz y eficiente la mejoría.


¿Damos el siguiente paso?

20 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


bottom of page